03
Lun, Ago
Electricente

Juan Manuel Fangio, el domador de "fieras". El balcarceño se consagró campeón 5 veces de la F1. | Foto Motorsport.com

Fórmula 1
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Un 17 de julio de 1995 nos dejaba Juan Manuel Fangio para darle lugar a la leyenda.

JMF254

“La primera vez que manejé... Me subí al auto, arranqué, empecé a andar y cuando vi que podía doblar y frenar tuve la impresión de que el auto tenía vida... De chico, siempre miraba cómo manejaban los mayores y aprendía mucho en los ómnibus”.

A Juan Manuel Fangio le encantaba repetir aquella anécdota llena de nostalgia de sus inicios con el manejo. Lo decía una y otra vez: “Me daba la impresión de que el auto tenía vida”. Lo que no sabía cuando era niño es que su vida sería estar sobre un auto.

El “Chueco” volaba y en sus épocas de piloto coqueteó muchas veces con la muerte. Aquellos coches de Fórmula 1 alcanzaban mucha velocidad y las medidas de seguridad no eran las mismas que ahora. Finalmente se despidió de este mundo un 17 de julio de 1995 a los 84 años. Una carrera que se cansó de intentar ganar contra sus problemas renales.

Dijo “basta, hasta acá llegué” cuando la neumonía se quedó con el triunfo y dio paso a la leyenda. Por eso hoy, en su honor, se celebra en Argentina el Día Nacional del Automovilismo Deportivo.

Fue dos veces campeón de Turismo Carretera con Chevrolet y cinco veces de la Fórmula Uno, entre muchos otros hitos que marcó.

En la máxima categoría ganó con Alfa Romeo (1951), Mercedes-Benz (1954 y 1955), Ferrari (1956) y Maserati (1957).

Todos lo querían a Fangio y sus colegas lo admiraban. Alcanza con repasar algunas declaraciones de pilotos que siempre eran comparados con el “Chueco”.

“No creo que sea justo compárame con Fangio, ahora los autos son más seguros, y él logró sus campeonatos a una tremenda velocidad, teniendo en cuenta los vehículos que existían en aquel tiempo. Fangio fue muy superior a nosotros”, manifestaba el alemán Michael Schumacher.

Ayrton Senna también se expresaba al respecto cada vez que se lo consultaba: “Correr no es solo conducir un coche. Es también ser íntegro, vivir con pasión y marcar una historia. Es por eso que nadie va a igualar a Fangio”.

JMF25

“Fue el mejor de todos. Sus rasgos más notables fueron su personalidad y simpatía”, expresaba Niki Lauda.

Apasionado por el automovilismo, Fangio no encontró tiempo para formar una familia. “Me quedó pendiente el haberme casado. En una época conocí a una mujer que me quería y yo también a ella, pero por una estupidez de ambos no se concretó. Cuando uno tiene una carrera en pista, no se puede andar haciendo el amor”, admitía en diversas oportunidades.

Con el tiempo y post mortem se conoció la noticia que Fangio había tenido un hijo con su pareja de aquel entonces, Andrea Berruet. Tras realizarse las pruebas de ADN se confirmó en 2015 que “Cacho” Espinoza era “Cacho” Fangio. Incluso algunos allegados dicen que entre el “Chueco” y su hijo se habían limado algunas asperezas antes de su muerte.

Juan Manuel Fangio nació el 24 de junio de 1911 en Balcarce, provincia de Buenos Aires, Argentina. Hijo de una humilde familia de inmigrantes italianos, comenzó a trabajar en un taller mecánico. Además de los autos, su otra pasión era jugar al fútbol, lo que le valió el apodo de “El Chueco”, por sus piernas torcidas, que permanecería durante toda su vida.

Inició sus estudios primarios en la escuela Nº 4 hasta que en cuarto grado se trasladó a la escuela Nº 1. Con apenas nueve años comenzó a trabajar para colaborar con la economía de la familia en una herrería, donde refaccionaba los carruajes de la zona y realizaba trabajos de forja de metales. En 1922, mientras estudiaba, ya se desempeñaba en la mecánica automovilística.

En 1924 realizó sus primeros trabajos en una automotriz y hasta se dio el lujo de representar a Balcarce en la Selección de fútbol de su ciudad natal. Jugaba de delantero, de media punta en Club Rivadavia. Lugo se incorporó al Club Leandro Alem y Mitre y hasta practicó boxeo.

Pero no. No sería ni el fútbol ni el boxeo su verdadera pasión. Lo que sigue en la vida deportiva del “Chueco” de Balcarce ya lo sabemos.

JMF25 3

Se trasformó en un verdadero referente del deporte motor y dejó frases que para muchos son máximas.

“Hay que intentar ser el mejor, pero nunca creerse el mejor”, “Para ganar lo primero que hay que hacer es llegar”, “Es más difícil vivir que correr. Las carreras duran un par de horas, vivir dura toda la vida”, “Pude cometer errores con la cabeza, nunca con el corazón”, entre otras tantas frases que supo dejarnos el “Chueco”.

Hoy en su querida Balcarce funciona el museo que lleva su nombre. Un lugar mágico para aquellos fanáticos que quieran revivir sus hazañas, sus carreras, tocar los autos en los que corrió.

Hoy, a 25 años de su desaparición física, su recuerdo perdura en los corazones del mundo tuerca. De los argentinos y de los amantes de los fierros.

Como publicó Mercedes-Benz aquel 17 de julio de 1995: "Si llega a escuchar un trueno, no piense que va a llover. Es Fangio probando un auto".

FOX Sports Digital

e-max.it: your social media marketing partner

                    185

 

banner aoma

gyo 845x125

Bibiloni2019