19
Mié, Jun

Gran parte de la familia de Oscar Mauricio Franco estuvo presente en el autódromo de Azul. | Fotos NicolásMurcia

Promocional | Monomarca
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El día de la inauguración del autódromo leyeron una emotiva carta sobre su padre y la pasión por el automovilismo.

Cacho3

María Laura, Ayelén, Marcos y Mauricio -no pudo estar- los hijos de Oscar Mauricio Franco concurrieron el lunes 20 de agosto a la inauguración del autódromo de la ciudad de Azul que lleva el nombre de su padre, y aprovecharon en la ocasión para decir unas palabras, que tuvo una final muy emotivo y con lagrimas en los ojos de muchos de los presentes.

A continuación textualmente lo que leyó aquel mediodía su hija María Laura:

"Antes que nada queremos agradecerte a vos "Nacho" (Laborda) y a toda la Comisión Directiva del AMCA y con el alma a todas las personas y empresas que siguen ayudando a mantener vivo el recuerdo de aquel sueño realizado y de la historia de papá.

"Sonó el teléfono, tenía sólo 24 años y era la voz de Juan Manuel Fangio. Pasan los años de aquel agosto de 1969 y la dimensión de lo que hicieron ese manojo de argentinos sigue creciendo.

Nos representaron mundialmente con esa máquina, un Torino 380W, pero aquello que sigue vivo no lo sospecharon nunca. No era una carrera más, era aquella hazaña, aquella Misión Argentina que los convirtió en héroes.

Tuvieron que sortear un sinfín de obstáculos, el resto de los equipos llevaba un mes practicando ese circuito, conocido como el más difícil del mundo. 170 curvas en el infierno verde con niebla, lluvia y viento. Pero ellos lo lograron y dieron más vueltas que cualquier otro equipo. Se cubrieron, se apoyaron, se alentaron.

"84 horas. Nürburgring, Alemania. Tres Torinos, los mejores pilotos y mecánicos del momento. Comandados por un mago llamado Oreste Berta y ese sueño del otro lado del mar solo por amor al automovilismo lo consiguió Fangio, el gran líder. Allá se sorprendieron con el despliegue de los autos argentinos en los primeros días, los europeos no daban crédito a esas "heladeras blancas" que devoraron kilómetros y kilómetros de asfalto. Desde acá se seguía por radio en vivo. Los Torinos seguían rugiendo. El 1 se fue de pista. Al 2 se le cortaron las luces. El 3 seguía, eran Larry, Copello y Franco. Es a Franco que le bajaron la bandera a cuadros.

"El Torino había dado la mayor cantidad de vuelta a ese infierno, a pesar de un caño de escape rebelde que le había jugado una mala pasada, quedamos cuartos y festejamos como primeros. Gritamos de alegría, pasión y emoción, año 69 lo reiteramos. Algunos pilotos se quedaron paseando por Europa estirando ese sueño lo más posible, no advertían el furor que los esperaba en Ezeiza, en todas sus ciudades natales y en sus hogares.

"Esa carrera y ese equipos representaron muchos de los valores que anhelamos: compañerismo, tenacidad, nobleza, responsabilidad, valentía y podemos sumarle la viveza criolla, algunos fueron testigo del aliento del líder que en estrofas de "La Cumparsita" se mezclaron con instrucciones técnicas.

"Pero pasan los años y lo que nos dejó es la sensación es que lo hemos logrado, como si hubiésemos estado allá con ellos, querer ser parte y sentir que lo fuimos.

"Sonó el teléfono en Azul, tenía 24 años. ¿Quién sería? Fue la voz de Juan Manuel Fangio, que del otro lado lo invitaba a mi papá a ser suplente de esa carrera. No fue suplente; fue un protagonista.

"El 20 de agosto en Azul se inaugura el autódromo que lleva su nombre. Para sus amigos, para su compañera de vida, para sus hijos, nietos, ahijada, suegros y amigos es un orgullo inmenso y de una alegría inconmensurable saber que a "Cacho" Franco lo siguen aplaudiendo y en esta nueva misión lo volvemos a encontrar como la representación más exacta de humildad, nobleza y agradecimiento que se puedan imaginar. Gracias".

 

e-max.it: your social media marketing partner

banner aoma

Zito-Priola

                   185

lubricantes del centro

Bibiloni2019

gyo 845x125

smata