04
Sáb, Abr

Luciano Andes cumplió años la semana pasada. En diálogo con Canal Local contó su actualidad después del accidente entrenando con su moto. / Foto imagen de TV

Actualidad
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El joven piloto olavarriense Luciano Andes sufrió un grave accidente el 27 de octubre pasado, cuando entrenaba con su moto. De Olavarría lo trasladaron a La Plata. Dos operaciones en sus piernas, rehabilitación y el sueño de volver a ser piloto. La historia contada por el propio protagonista.

El domingo 27 de octubre de 2019, día de las elecciones nacionales en la Argentina, quedará marcado para siempre en la memoria de Luciano Andes. No sólo para el deportista de Olavarría, sino también para el grupo íntimo familiar. Aquel día se entrenaba con su moto, cuando sufrió un evento inesperado: un fortísimo accidente que le costó varios meses de recuperación.

"Me entrenaba en el circuito de Hinojo, en un salto quedé desacomodado, la moto salió para delante y cayó sobre mis piernas. Como no era mi primera caída, sabía que algo malo había pasado, porque no las sentía. Inmediatamente llamaron a la ambulancia, me trasladaron al Hospital y durante 24 horas dormí, comí y mandaba mensajes a mis amigos, pero de un momento para otro me descompensé", contó.

Andes confesó ante la cámara de Canal Local de El Popular Medios no recordar nada de lo sucedido; pero conoce el orden cronológico de lo sucedido después de estar en Cuidados Intensivos del nosocomio. Con soltura, Luciano agregó que "me consiguieron una cama en La Plata, me trasladaron al Hospital San Martín y de ahí en adelante empezaron con las operaciones en mis piernas".

Según sus propias palabras aseguró haber quedado "en coma inducido por 48 días" y hoy comenta que le diagnosticaron "una embolia de grasa que me había afectado tanto los pulmones como la cabeza".

LucianoA2Una postal que Luciano Andes desea volver a repetir: ser piloto de motos.

La rehabilitación tuvo su costo, por eso Luciano hizo una referencia al respecto. "Gracias a todos aquellos que se preocuparon. Hubo gente que sin conocerme se acercó a darme una mano. Por ahora tengo una vida normal. Haciendo la rehabilitación, estoy mejor de lo que se esperaba", relató.

Cuando se lo consultó sobre qué secuelas pudieron haber quedado luego del accidente, indicó que "sólo las operaciones".

El piloto de motos, que alternó durante años con la natación, pesaba 83 kilos cuando ocurrió el accidente y en la actualidad se encuentra en 60. "Perdí masa muscular, por eso ahora me están ayudando de a poco en la rehabilitación, así como en volver a caminar de forma normal. Cinco días a la semana trabajo una hora con Ramiro González, una persona que me acompaña desde el día uno. Toda la semana hago kinesiología y movilidad en una pileta para volver a caminar", dijo sin dudar.

No darse por vencido es una filosofía en su vida. "Me habían diagnosticado que recién iba a pararme en abril porque hasta ese mes iba a quedar en la cama, así que voy muy rápido. Me operaron dos veces el fémur de cada pierna y por suerte la clavícula no necesitó cirugía al soldarse sola".

La sonrisa aparece en Luciano cuando confiesa que desea volver a estar sobre las dos ruedas. "El futbolista que se lesiona quiere volver a jugar con la pelota, a mí me pasa lo mismo; quiero estar bien para regresar al motociclismo", relató. A su lado siempre estuvieron sus padres: "Se mudaron dos meses a La Plata para estar a mi lado. Después mis hermanos, así como mis tíos, viajaban todos los fines de semana. Su acompañamiento me sirvió para darme cuenta lo importante que son", mencionó emocionado.

El joven olavarriense que cumplió 26 años el jueves 13 pasado ahora entiende que "volví a nacer", destacando la labor de los médicos platenses, que "supieron cuál era mi diagnóstico y actuaron muy rápido". De a poco pretende recuperar su vida normal en la que incluye retomar los estudios en la Facultad de Ingeniería de Olavarría. "Puedo decir que estoy casi ‘independizado’, porque pude volver a caminar y hace una semana ya manejo la camioneta. No tengo ninguna restricciones en la comida, puedo comer todo lo que me haga bien, pero volveré a ser feliz cuando me digan que puedo volver a subirme a una moto", dijo el piloto de MX 1 en el Zonal de la Costa y que también supo tener una participación en el Nacional de Córdoba.

"Mis colegas y amigos se acercaron para saber cómo viene mi recuperación. Llegaron algunos del sur del país y otros de Tandil, tengo visitas todos los días. Vuelvo a agradecer a todos los que colaboraron en mi recuperación. Mi tío armó un bono colaboración que permitió que mis padres pudieran subsistir dos meses en La Plata. A todos ellos, como a los que rezaron por mí, siempre estaré agradecido", concluyó.

 

e-max.it: your social media marketing partner

                    185

 

banner aoma

Zito-Priola

                180426 Nativa Banner animado 845x125

smata

gyo 845x125

Bibiloni2019