23
Vie, Ago

En el 2008 la dupla Cajén - Benigni recuperó elTC en Olavarría con una reinauguración del autódromo. | Archivo Diario EL POPULAR

Actualidad
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La presidencia de Cajén - Benigni modificó el dibujo, volvió el TC y cambiaron el nombre. Una década después de su creación, el renovado dibujo significó la reinauguración oficial como Autódromo "Hermanos Emiliozzi" el 5 de octubre de 2008.

El 19 de febrero de 2006, Juan Manuel Silva (Ford) ganaba la 13ª competencia de Turismo Carretera en el Autódromo de Olavarría desde su inauguración en abril de 1998. Dos años y medio después la Máxima regresó, pero en un renovado dibujo. El trazado de la "Ciudad del Cemento" fue modificado y se convirtió en un trazado perimetral sin mixtos, con lo cual aumentó sensiblemente el promedio de velocidad.

La vuelta se produjo el domingo 5 de octubre de 2008. El Automóvil Moto Club Olavarría (AMCO), con Luis María Cajén como presidente y César Benigni como vice, cumplió con lo solicitado por la ACTC del enlace de la curva 2 con la recta opuesta, por eso ahora el dibujo es un trióvalo de 3.950 metros. Aquel domingo, el entrerriano Omar Martínez se anotó ganador, como había ocurrido el 9 de abril de 2000.

Cambiar el nombre de "Sudamericano" a "Hermanos Emiliozzi" resultó ser uno de los objetivos de la comisión directiva que asumió el 1 de agosto de 2008 para conducir el Automóvil Moto Club Olavarría, porque sostenían que el anterior no se relacionaba íntimamente con el sentir tuerca olavarriense y no se identificaba con el aroma a Turismo Carretera.

Desde la década del 60, cuando fuera de los límites de nuestra ciudad se mencionaba el nombre de Olavarría, la respuesta de la otra persona, en cualquier punto del país, era inevitable: "De dónde son los Gringos Emiliozzi...". Cuatro veces campeones argentinos, Dante y Torcuato, fueron los líderes de una época, los que despertaron pasiones, sentimientos profundos y una admiración enorme a partir de lo que "hablaban" con "La Galera" en cualquier camino, aunque ellos eran de pocas palabras. Eran de trabajar, de innovar (como lo dijo el intendente José María Eseverri el 3 de octubre de 2008, en el Museo Municipal "Hermanos Emiliozzi").

Y también capaces de sorprender, porque los llamaron desde Detroit, la cuna de la industria automotriz, donde está la casa de Ford, para que fueran a explicar cómo hicieron para armar aquel motor que superó los 200 kilómetros. Y hasta Estados Unidos fueron los "Gringos" olavarrienses a decirles cómo, artesanalmente, se habían recibido de magos mecánicos en un taller humilde de la calle Necochea.

Por eso, el Autódromo debía tener el nombre de ellos. No había ninguna duda. Por eso la comisión que encabezaba "Pelusa" Cajén, además de poner manos a la obra para reacondicionar el circuito y hacer otras cosas para que el TC -una década atrás- pudiera disfrutar de la gran fiesta popular que es, decidió ponerle el nombre "Hermanos Emiliozzi". Ahora sí, el Autódromo tiene el nombre que merece.

En el Autódromo se descubrió el nombre, en un acto sencillo realizado después de los entrenamientos y las series. Nuevamente, la emoción volvió a invadir a todos. Nuevamente, desde algún lugar, Dante y Torcuato -hombres serios si los había- habrán soltado una sonrisa de agradecimiento por este reconocimiento. Se lo merecían.

e-max.it: your social media marketing partner

                    185

 

banner aoma

Zito-Priola

                180426 Nativa Banner animado 845x125

lubricantes del centro

Bibiloni2019

gyo 845x125

smata