25
Lun, Jun

actcappkappstop raceturismo nacionalturismo pista

De vuelta a su hogar. De Madrid, España hasta la Argentina para volver a Olavarría. | Foto Facebook Cristian Zubillaga

Actualidad
Tipografía

Cristian Zubillaga contó a EL POPULAR Medios su experiencia en Europa. Elegido para representar al país, viajó hasta República Checa a tratar de conseguir la clasificación al Mundial Sub 21, que no pudo lograr. Conoció en carne propia la ingratitud de un colega.

CZ05071703

Javier Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Casi dos meses en Europa, con 19 años, lo hicieron madurar de golpe a Cristian Zubillaga. El pibe de Olavarría viajó al Viejo Continente para buscar la clasificación al Mundial Sub 21 de Speedway; pero se encontró con escollos impensados como que 24 horas antes de emprender el viaje de Polonia a República Checa encontrarse con la negación de Facundo Albín, con quien compartió la estadía, de trasladarlo 500 kilómetros hasta su objetivo final.

La ilusión se convirtió en odisea, con demasiados contratiempos y todos los euros que tenía en su bolsillo debieron invertirse en un demorado trasladado que lo estacionó en Pardubice, 40 minutos antes de la qualy, con todo lo que genera no conocer el piso del escenario, sin pruebas y con nulo conocimiento de la puesta a punto de la moto; además del trámite de presentar la licencia, encontrar su box y sin conocer el idioma, dándose a entender en un inglés que pudo mejorar con el transcurrir de los días.

CZ05071706

De Ezeiza partió el 28 de abril. Luego de 14 horas arribó a Londres, siendo su segundo destino Madrid y en colectivo trasladarse hasta Zaragoza donde lo esperaba el deroense Albín. Allí compró la moto a Dawid Stachyra (todavía no le entregó el carburador) y con el colega argentino emprendieron los 3.000 kilómetros hasta Rzeszow, Polonia, en una combi.

El 1 de mayo alquilaron un cuarto en el séptimo piso del departamento de un polaco, con quien la única forma de comunicarse era a través del traductor de Google. En la parte gastronómica sólo consumían productos envasados ya sea pollo o pescado, sin encontrar en alguna góndola un corte de carne vacuna. Y en el mismo espacio improvisaron un taller, más allá de una queja inicial del propietario que ya estaba resignado al encontrar una moto que habían subido por el ascensor.

CZ05071701

El representante Slawomir Gawron (hablaba español) consiguió para Zubillaga como Albín una competencia rentada en Ucrania. El pibe de Olavarría sólo pudo competir en dos series, en su primer contacto con la nueva unidad. Las siguientes dos semanas eran desde el departamento hasta el estadio de la ciudad de Rzeszow que tenían a su disposición, entidad que participa en la Liga 1 (20 equipos la componen) con siete pilotos profesionales, de los cuales 3 son mayores, 2 Sub 21 y los restantes extranjeros.

Pardubice, en República Checa, era el destino del olavarriense. Había que cubrir una distancia de 500 kilómetros, por eso se organizó con tiempo para dejar en condiciones la moto con la clara intención de llegar al mediodía para probar y cuatro horas después tratar de sumar los 7 u 8 puntos necesarios para quedar entre los ocho mejores que lograban el pasaporte a la siguiente ronda.

CZ05071704

Pero lo imprevisto ocurrió: Facundo Albín se negó a cumplir con el trato pactado ni bien había pisado España, teniendo como excusa una prueba en Ucrania que nunca realizó. De forma desesperada contactó a un polaco, que recién a las 10 de la mañana podía partir después de cumplir con la verificación de la camioneta que entorpeció la salida. Sin poder entablar una conversación, arribó al estadio de la qualy con menos de una hora para iniciar la competencia. ¿La consecuencia? No pudo sumar ningún punto y la tan ansiada clasificación se esfumó.

El regreso a Polonia resultó dramático. La convivencia con Albín, peor; aunque después de tres días no quedó más opción que retomar el diálogo con el único argentino conocido, ya que el pasaje de regreso era el 23 de junio, desde el aeropuerto de Barajas (Madrid), con lo cual todavía debía enfrentar otra odisea -ahora en micro- para desandar los 3.000 kilómetros para tomar el vuelo de regreso, pero ahora acompañado de 7 valijas porque regresó con la moto desarmada, los elementos de competición y el cansancio de soportar días de 40 ºC, sumado a 36 horas sin comer dado que en Zurich (la mitad del camino) no aceptaban euros.

CZ05071707

- ¿Qué palabra elegís para resumir tu casi dos meses en Europa?

- Creo que sería experiencia. Tuve de las buenas y de las malas. Pasé buenos momentos y otros muy difíciles, pero también algunos de satisfacción personal como en Ucrania cuando subí al podio por equipo, pero también pude demostrar que podía sumar puntos en forma individual.

CZ05071705

- Representar al país es algo único. Hubo una logística enorme para no tener errores, pero aparecieron y algunos fueron imprevistos...

- Pagué el derecho de piso por ser mi primer viaje y sin una compañía. Me preparé para llegar bien a la clasificación, pero no pude sumar ni un punto; entonces la bronca es enorme. Estaba todo arreglado con Facundo Albín para que me trasladara hasta República Checa, unos 500 kilómetros de donde estábamos en Polonia. El último día me quedé trabajando en la moto, lo esperaba después de entrenar en Krosno y salíamos; pero cuando volvió me dijo que no me iba a llevar a la carrera porque tenía que volver a ensayar en una prueba que no tenía ninguna importancia. No entiendo el motivo, me "dejó a pata"´. Conseguí un polaco que tuve al que le tuve que pagar el viaje, el gasoil... pero salimos tarde porque no tenía la VTV. Cuando llegué faltaban 40 minutos para la carrera, para largar sin probar, pero los resultados no fueron los esperados.

El sacrificio de mi familia, de reunir el presupuesto, de preparar el viaje se cayó por una persona que no cumplió su palabra. El objetivo era República Checa y la clasificación, pero no lo pude conseguir.

e-max.it: your social media marketing partner

banner aoma

gyo 845x125

Zito-Priola

lubricantes del centro

nativa 2