29
Vie, May
Electricente

Torcuato Enrique Pascual Emiliozzi o simplemente Tito. El copiloto de Dante y el encargado del motor en La Galera. / Fotos Museo Municipal Hermanos Emiliozzi

Actualidad
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se cumplieron 70 años del inicio de los Gringos Emiliozzi en el Turismo Carretera. Tres coches utilizaron los Emiliozzi en su dilatada campaña: La Galera, la cupé Baufer y el Halcón de Pronello. Con el Ford modelo 1939 lograron 42 victorias y 4 títulos de campeones nacionales.

Setenta2404

Es imposible encontrar los secretos que tuvieron los fierros de La Galera. Desde que apareció el 23 de abril de 1950 en la Mar y Sierras, los hermanos se turnaron en la conducción. Pero al año siguiente Torcuato Emiliozzi supo que lo suyo era acompañar a Dante y vigilar el rendimiento del Ford.

El histórico taller de la calle Necochea, hoy Museo Municipal, casi siempre lleno de curiosos, fue el escenario en el que Tito se movió pacientemente. Si bien era más inquieto que su hermano, a la hora de ajustar los detalles sobre una planta impulsora nada interrumpía al orfebre de Olavarría.

Con bajo perfil y las puertas abiertas para quien quisiera ver cómo se armaban los éxitos cada domingo, Torcuato sabía que en sus manos radicaba buena parte de los triunfos cuando se ponía a trabajar en el torno.

En materia de motores La Galera alojó en sus entrañas dos tipos técnicos de motores: el modelo 1946 denominado 59 AB de válvulas laterales y al potente F 100. Lógicamente debe aclararse que en el 59 AB del comienzo modificaron la ubicación de las válvulas, llevándolas del block a las tapas de cilindros.

Así, la trilogía Dante, Torcuato y La Galera llegó a ser amplia dominadora del 62 al 65 con cuatro títulos consecutivos en el Turismo Carretera. Cualquier cambio sugerido por Tito funcionaba. Si hasta sabía en qué momento cambiar el color del auto. Al principio azul metalizado, claro arriba y más obscuro abajo, cuando la pintaron de rojo, ganaron en Chacabuco; estrenaron el blanco y negro y vencieron en el Gran Premio de 1953 y, ya con la publicidad de ATMA, se llevaron el primer puesto en Santa Fe, en 1964, el primer día que La Galera apareció pintada de azul y rojo. En total fueron 42 triunfos sobre 158 presentaciones.

Tito siempre protagonista

Torcuato, por su condición de mecánico, siempre tuvo protagonismo aunque no lo buscara. Para el país ganaban o perdían "los Emiliozzi". A los 53 años tuvo un aviso de su corazón. El famoso René Favaloro le hizo un by pass que significó su longeva existencia. Fue en ese momento cuando se bajó de la Galera. Octavio Sabattini ocupó su lugar.

Después llegaron los otros autos que reemplazaron a la histórica cupecita. El Baufer que no conoció la victoria -consiguió tres segundos puestos y llevó a Dante a ser subcampeón en 1969- y el Halcón construido por el ingeniero Pronello con el que su hermano participó en sólo dos carreras.

El hecho más significativo para Tito en los últimos años fue la recuperación de la famosa Galera que el intendente Helios Eseverri adquirió por cuenta del Municipio. Así, el auto de los grandes triunfos pasó a ser parte del patrimonio olavarriense. La Galera es nuestra.

En la temporada 1998, las autoridades del Automóvil Moto Club Olavarría le brindaron un gran homenaje al ponerle el nombre "Hermanos Emiliozzi" al circuito mayor del Autódromo Sudamericano. Aquel domingo, con Oscar Castellano al volante, giró para ofrecer su débil corazón a las más de 30 mil almas que estaban detrás del alambrado. El delirio de los hinchas se repitió el día en que la Galera, con el ronco e inconfundible sonido del motor Ford V8, lo acompañó hasta la morada final. Era el último homenaje que quiso ofrecerle la cupecita a su constructor.

Diario EL POPULAR de Olavarría

e-max.it: your social media marketing partner

                    185

 

banner aoma

gyo 845x125

Bibiloni2019