16
Sáb, Feb

El Pelado Gerardo Zubillaga el día de la despedida a Cristian, en Ezeiza, que iba detrás de un sueño. | Fotos Facebook Zubillaga

Actualidad
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Gerardo Zubillaga lo llamaba desde Olavarría para darle ánimo. Por supuesto continuó realizando un esfuerzo económico para enviar dinero hasta que emprendiera el viaje de regreso.

CZ05071702

- Había que pegar la vuelta a Polonia, enfrentar a la persona que había tenido una mala actitud y pensar en el regreso. ¿Qué debiste hacer?

- Mi papá (Gerardo) me llamaba para darme ánimo. No tenía más ganas de estar ahí y encima sin dinero, porque me había gastado todo en el viaje hasta República Checa. Pasé días difíciles hasta que me enviaron dinero. Después puse probar en el estadio de Rzeszow, que estaba a mi disposición; más tarde aparecieron muchas ofertas de carrera, pero no podía concurrir porque me faltaba el traslado. Por suerte pude realizar dos carreras en Ucrania, en las que anduve bien por equipo, no tanto en individual, pero lo importante es que no me golpeé.

CZ05071711

- Y el regreso hasta Madrid se hizo más duro todavía porque venías cargado.

- Estaba sólo a 3.000 kilómetros. Por el peso de las valijas no pude hacer el trayecto en avión, así que fue todo en colectivo. Primera escala en Suiza, estuve un día sin comer porque no me aceptaban euros, con 37 grados de temperatura y siete valijas. Seguí y cuando paró cinco minutos en París bajé corriendo a una casa de comidas, todo una odisea. Ya en Barcelona estuve mejor, pero siempre cargado. En Zaragoza encontré la mano solidaria de Leandro Torres. En su casa me pude bañar, comer, disfrutar de un asado y hasta hablar sobre todo lo que me había ocurrido. Acomodé todo para ir a Madrid y cuando despaché las valijas fue lo mejor que me pasó.

CZ05071709

- Ya en Olavarría, ¿querés una revancha europea?

- Por el momento lo más urgente es solucionar un tema con la Aduana argentina porque quedaron dos valijas con la moto desarmada, lo mismo que el motor. Tendré que pagar mucho dinero para volver a tenerlo. El segundo paso es retomar desde el domingo el Campeonato Argentino en Carlos Casares para entrar en ritmo para el verano, siendo mi objetivo tener la moto que usé en Europa para competir en el Internacional entre los mejores.

Y si se da la opción de volver a Europa, seguramente lo intentaré, pero de manera diferente. Para este viaje pedí colaboración pero nadie me apoyó, sólo el círculo íntimo y gente cercana. Me expuse para representar al país, pero la próxima lo voy a pensar, porque la inversión ha sido mucha. Pero el speedway es mi deporte, así que lo pensaré.

Nota: Diario EL POPULAR de Olavarría

e-max.it: your social media marketing partner

banner aoma

Zito-Priola

lubricantes del centro

bibiloni

gyo 845x125