29
Vie, May
Electricente

José María "Chueco" Romero tiene ganas de volver al zonal | Fotos imagen de video

Actualidad
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

José María “Chueco” Romero corría un Fiat 600 en los zonales. Llegó al TC y ganó cuatro competencias. Ahora pretende comprar un Fiat 128 para estar el próximo año en la Monomarca 1100.

Romero18052

José María Romero tiene ganas de volver al automovilismo zonal. La categoría sería la Monomarca 1100 de APPS.El sitio web Carburando dedicó entre sus publicaciones una nota a José María Romero con el título "Era empleado de una gomería, llegó al TC y ganó cuatro finales". En un repaso de su carrera deportiva, el último ganador de Olavarría en la Máxima indicó que tiene intención de volver a estar sobre un auto de carrera y su intención es adquirir un Fiat 128 para llegar a la Monomarca 1100 del Sudeste. "Me hago un par de carreras para sacarme las ganas y después se lo doy a mi hijo".

Romero, más conocido como "el Chueco", supo ganarse un espacio dentro de la historia del Turismo Carretera. El hombre que representó a Olavarría ganó cuatro carreras dentro de la categoría y fue un tipo muy querido. De joven, cuando era empleado de una gomería, nunca imaginó llegar a correr en el TC. Corría en los zonales con un Fiat 600 hasta que llegó el momento soñado. "Nunca imaginé en arribar al TC. Yo corría en los zonales y un día me invitan a subirme a la Dodge para correr. En ese momento me metí pensando en hacer un par de competencias y terminé estando 13 años. Ahora digo que fui un elegido de dios porque la pase muy bien, aunque muchas veces, con el paso del tiempo, pienso que podría haber ganado más carreras. Antes era muy atropellado y eso te hacía equivocar".

José María hoy tiene 60 años y se desempeña como camionero. "Hago la cosecha, viajo y me entretengo", dice el olavarriense que cuenta cómo empezó en la categoría más popular. "Yo de chico era hincha de Chevrolet. Fui de Juan Manuel Bordeu y luego de Emilio Satriano. Las vueltas de la vida me llevaron a correr en TC y en contra de Emilio. Cuando comencé lo hice con una Dodge que era de Eduardo Martínez y que había utilizado Roberto Mouras. Debuto en Buenos Aires y fuimos haciendo nuestro camino. Luego llegó el cambio a Ford que se dio por la gente del Club y por los Emiliozzi. También estaba Raúl Durán que era muy inteligente y entre todos decidimos comprar un casco. Lo hizo el Negro Giambrone que después nos abandona para ir con Walter Hernández y fue Tulio Crespi quien nos atendió. Nos fue muy bien".

De las cuatro finales obtenidas, el Chueco dice que la primera tiene su gusto. "La primera siempre es especial, pero todas fueron importantes. Por ejemplo, ganar en Balcarce fue fantástico. El público colmaba la Barrosa, era espectacular. Ahí recuerdo que la primera vez, con la Dodge, no quería ir porque no me caí bien. Después todo cambió y pude ganar con el Ford. Recuerdo que cuando ganaba tardaba más en entrar a la ciudad que el viaje en sí. Era increíble la gente nos esperaba en la ruta para festejar. De ahí entrábamos en caravana hasta el centro".

Por último, el Chueco manifestó que sigue mirando el TC y que tiene ganas de volver al zonal. "Sigo el TC para estar informado y fui a un par de carreras. Vi otro automovilismo. En cuanto a las posibilidades de volver a un auto de carreras les cuento que ando con ganas. Estoy por comprar un Fiat 128 para correr en los zonales. No creo este año, pero si el que viene. Me hago un par de carreras para sacarme las ganas y después se lo doy a mi hijo".

e-max.it: your social media marketing partner

                    185

 

banner aoma

gyo 845x125

Bibiloni2019