18
Lun, Ene
Electricente

Daniel Uranga es el chasista de los Dodge de Trosset y Trucco | (Foto: J.Marchesin/SoloTC)

ACTC
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El preparador tandilense habló sobre el proyecto que encaró en medio del extenso parate.

Sostener la estructura y sobrevivir, esos son los 2 objetivos inmediatos que se trazó Daniel Uranga para este complejo 2020. Hace casi 6 meses que hace malabares para que no se caiga como un castillo de naipes todo lo que tanto le costó construir. Al menos, el acuerdo con Juan Martín Trucco de atender de su Dodge fue un bálsamo para este momento de incertidumbre.

“Con Trucco habíamos tenido una charla a principios de año. Él tenía la intención de cerrar el equipo porque está viviendo en Buenos Aires y el taller lo tiene en Tres Algarrobos, a más de 400 kilómetros. Su aspiración es ganar una carrera en el TC, por eso decidió que nosotros nos encarguemos de su Dodge”, le contó Uranga a SoloTC. Bajo su estructura ya contaba con el Dodge que maneja Nicolás Trosset.

Pero más allá de este acuerdo, se lo nota apesadumbrado a Uranga, preocupado por el futuro. “Hubo un tiempo en el que me sentía desganado, enojado con todo el mundo. Me da mucha pena esta situación, no solo por mí, sino por mis colegas, la categoría… Es muy triste todo”, afirmó.

La ilusión de poder volver a las pistas este fin de semana se derrumbó por el freno que puso el gobierno nacional argumentando que “no están dadas las condiciones” para reiniciar la actividad. Por lo pronto, el Chispa ya tiene armados los Dodge, listos para cuando desde el gobierno den luz verde.

“Que haya más de 10.000 casos de contagios por día no es un buen indicio en el propósito de organizar una carrera. Por otro lado, todos estamos muy complicados económicamente y no sabemos cómo manejarnos. Hoy voy a comprar algún elemento para los autos y cuesta 3 veces más que cuando paramos en marzo. Desde un pegamento hasta un precinto, todo tiene valor en dólares”, detalló el chasista de Tandil.

Como la mayoría de sus colegas, Uranga anda con la calculadora en la mano. “Tengo calculado que si corremos 2 fines de semana seguidos en La Plata vamos a tener un 30% menos de desgaste del auto. El problema es que ya veníamos muy apretados antes que se desate esta pandemia. Además, lo complicado va a ser cuando tengamos que empezar a cambiar o reponer las piezas de los autos. Para cambiar solamente discos y pastillas de frenos hay que gastar 110.000 pesos”, analizó.

De todos modos, no baja los brazos. A la espera de retomar la actividad, planifica a largo plazo: “Tanto con Trosset como con Trucco arreglamos hacer un proyecto a largo plazo, que incluye el 2021. Si ellos pueden seguir en el equipo el año que viene la idea es quedarnos con solo estos 2 autos”, cerró el Chispa.

Trucco TC El acuerdo con Juan Martín Trucco de atender de su Dodge fue un bálsamo para este momento de incertidumbre.

Volver a las fuentes

Durante estos casi 6 meses de receso, Uranga se vio obligado a trabajar en otros proyectos paralelos al Turismo Carretera. “Estamos armando un Chevrolet de Procar 4000 para Pedro Campoy. Además, reformamos algunos autos de la categoría Mar y Sierras. Desde siempre me dediqué a categorías zonales, solo que con la actividad del TC las había dejado de lado”, le contó SoloTC.

El chasista tandilense reconoció que gracias a estos trabajos “pude salvar las papas (sic). Gracias a Dios me permitieron sobrevivir con el taller abierto, de otro modo no sé qué hubiera pasado”.
Para esta temporada, Uranga había analizado incorporar un Ford o un Chevrolet de TC para abrir el abanico de posibilidades e incorporar algún piloto de cualquiera de esas 2 marcas. Un proyecto que, ante la situación actual, quedó archivado para más adelante.

 

banner aoma

gyo 845x125

Bibiloni2019