03
Lun, Ago
Electricente

Vuelta de Tandil 13 de julio de 1975 en Olavarria. Hace 45 años con Gradassi, Recalde y Traverso. | Fotos Miguelangel e Historias del TC

ACTC
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cuarenta y cinco años atrás, el domingo 13 de julio de 1975, se desarrollaba la XVII edición de la Vuelta de Tandil en Olavarría. El recordado piloto de Mina Clavero, Jorge Recalde, inscribía su nombre en una de las clásicas citas del calendario teceista.

Condor

La entidad serrana, organizaba dos competencias en la capital del cemento, mientras cerraba las gestiones y desarrollaba la obra del emblemático circuito semipermanente.

Las citas en Olavarría 

Luego de la última edición del TC en el trazado mixto Tandil-Fulton en noviembre de 1967, el Tandil Auto Club se quedaba sin opciones en los años siguientes, para continuar con la clásica disputa.

En 1968 las carreras en ruta sufrieron un intervalo a raíz de los trágicos accidentes en la carrera de Balcarce-Lobería, a fines de abril de ese año.
La máxima categoría, desembarcaba en autódromos con un avance muy firme, naciendo el Sport Prototipo y el TC histórico perdía a calificados pilotos. En los años setenta, comenzaba un nuevo tiempo o "resurrección" para los carreteros, la Fórmula B cerraba su ciclo, emergiendo una naciente Fórmula A, que contaba con autos menos potentes, pero más lógicos.

Condor2

Este nuevo Turismo Carretera, aparecía como consecuencia de distintos factores, uno de los fundamentos era reducir las velocidades, y por ende el regreso de las competencias a la ruta, hábitat natural de la categoría.

El año 1971 fue un despegue, con chances para que cualquier marca estuviese en el tope del marcador, la cantidad de público iba en aumento, y era cada vez mayor. El reglamento mostraba cierta paridad a los diferentes vehículos, premios acordes, aunque faltaba solucionar la ubicación del público, uno de los problemas que siempre estuvo en el tapete.

En nuestro medio y en la región, el Tandil Auto Club ponía en marcha un nuevo tiempo, luego de la compra de un predio cómodo y atractivo.

Condor3

En esos tramos iniciales de los 70, ponía en marcha la actividad en los distintos circuitos, primero de tierra y luego con una capa asfáltica para recibir a la F4 MA, categorías zonales y el TN de la Frad. del Sudeste, mientras apuntaba a un desafío superlativo, que era el circuito semipermanente.

Con reuniones en Tandil y Buenos Aires, se iba conformando el proyecto que no fue fácil, pero algunos dirigentes, empresarios, y políticos merced a una ardua gestión, alcanzaban el anhelado sueño, la gran obra desde el paraje “La Porteña” hasta El Gallo, conformando el circuito pergeñado hacía varios años.

Sin perder tiempo la CD regenteada por Alberto Iribarne, puso proa al AMCO, y con algunos directivos de la entidad olavarriense, como Alberto Hipólito, Pedro Ressia y Jorge “Queco” Sgarbosa convinieron el desarrollo de la Vuelta de Tandil en el circuito Luciano Fortabat, que también utilizaba la entidad de la capital del cemento, en sus clásicas ediciones.

Condor4

Después de casi seis años, el 29 de abril de 1973, se cristalizaba la 16° Vuelta de Tandil en el trazado de 17,450 Kms de Olavarría, con una competencia extensa sobre 30 vueltas totalizando 523,500 Kms.

Nasif Estéfano con el Falcon de la CCF, alcanzaba la gloria, escoltado por Angel Rubén Monguzzi con la Dodge GTX preparada por los hermanos Bellavigna, y el arrecifeño, “Rody” Marincovich (Chevrolet).

La fiesta del 75 en el Fortabat

Mientras tanto, en las sierras se cumplía con la tarea de asfaltado del panorámico circuito, desde La Porteña, hasta el Paraje El Gallo, alrededor de 15 kilómetros, para unir los 32,200 del escenario, operación que iba a concluirse a fines de 1976.

El domingo 13 de Julio de 1975, el TAC volvía a utilizar el semipermanente Luciano Fortabat para desarrollar la 17° Vuelta de Tandil. Una jornada con alta convocatoria en el marco del V capítulo del certamen. El Dr. Martin Zubeldía era el director de la prueba, y Luis Ravettini, cumplía la función de comisario deportivo.

Condor6

En la ciudad cementista, en aquella mañana que había nacido con cuatro grados bajo cero y techada por un cielo plomizo, una multitud albergaba el trazado comprendido por la avenida Fortabat, las rutas provinciales 76 y 226 y el camino de Circunvalación, para la carrera que organizaba el TAC por segunda vez en ese reducto.

En esa oportunidad, cambiaba el cronograma, los compromisos extensos superando los 500 kilómetros iban quedando marginados, y además a partir de junio de ese año, no se permitía utilizar nafta 100 -130 octanos (aviación).

En consecuencia, para la nueva edición teceista, se disputaban dos series a 6 giros, obtenidas por Jorge Recalde y los Hnos. Suarez y una final a 14 vueltas para cumplimentar 244,300 kms.

Condor7

Los fores marcaban tendencia en la capital del cemento. Recalde y “Pirín” Gradassi mostraban la contundencia de los autos de Pacheco. El “Cóndor” de Traslasierra con el Falcon semioficial, se llevaba la victoria en 1 hs. 15m. 34 seg. 6/100, superando por más de cuatro segundos a su coterráneo Héctor Luis Gradassi, quedando terceros, Octavio y Pedro Suarez.

El “Flaco” Traverso con otro Falcon de la Comisión de Concesionarios Ford y motores del “polaco” José Miguel Herceg lograba el cuarto lugar, delante de “Nito” Lizeviche con un Dodge, utilizando impulsores de los hermanos de Banfield.

Completaron el club de los diez, Eduardo "Pucho" Sáenz, José Manuel Faraone, Daniel Sancho de Rosario, el “crédito” de Ucacha, Rommel Carlos Viglianco y Jorge Cosma (seudónimo Martin García) con Dodge.

Así, la legendaria institución de la Avda. España, fiel a su historia, cerraba otra edición de la máxima, y ponía proa a la apertura de un nuevo camino en las sierras, inaugurando dos años más adelante, el emblemático escenario, en una cita memorable.

Condor8

Luis Orlando Sánchez

vertigomotorsport.com

e-max.it: your social media marketing partner

                    185

 

banner aoma

gyo 845x125

Bibiloni2019